Este sábado se ha inaugurado la nueva escuela de cocina y bar-restaurante ‘Cruïlla al punt’, que se ubica en la avenida de Escolapi Cáncer, 4-6, en el barrio de Torre Baró de Nou Barris. Se trata de un centro formativo para jóvenes y restaurante abierto a la ciudadanía que gestiona la Plataforma d’Educació Social Cruïlla, una entidad social que pertenece a Salesianos Sant Jordi, y que cuenta con la colaboración e implicación del Ayuntamiento.

Durante la inauguración, la alcaldesa ha asegurado que proyectos como este contribuyen a hacer de los barrios de la Zona Norte unos barrios “de primera donde se garantice la igualdad de oportunidades” y donde los vecinos y vecinas “puedan ser lo que quieran ser”.

A su vez, Janet Sanz dijo que la apertura del centro representa una “apuesta muy clara y decidida por la Zona Norte, la lucha contra el paro y para seguir dando oportunidades a los más jóvenes” que está llevando a cabo el Gobierno municipal.

El centro cuenta con una oferta formativa ocupacional en el ámbito de la cocina para jóvenes de 16 a 29 años y, al mismo tiempo, es un bar-restaurante abierto a los vecinos y vecinas donde los alumnos ofrecen sus servicios y hacen prácticas. Todo desde una dimensión comunitaria y arraigada en el territorio, ya que el objetivo es ampliar las competencias laborales de los jóvenes de la Zona Norte de Nou Barris -Vallbona, Torre Baró y Ciutat Meridiana- y revitalizar este ámbito.

El sábado se ha celebrado la inauguración del local con una fiesta que ha contado con la alcaldesa, Ada Colau; la concejala de Nou Barris, Janet Sanz; el director general de Salesianos Sant Jordi Cataluña, Paco Estellés, y representantes vecinales. A lo largo de la mañana, ha habido una degustación-degustación organizado por el propio centro.

El proyecto combina la formación teórica y práctica del sector de la hostelería-cocina con el crecimiento humano, al tiempo que se potencia la inserción laboral de los participantes. ‘Cruce el punto’, pues, ofrece un Programa de Formación e Inserción de auxiliar de hostelería, cocina y servicios de restauración y bar dirigido a los jóvenes del entorno que están buscando trabajo o formación y que tienen pocas posibilidades de encontrarse ello. Y también uno de formación en operaciones básicas de catering.

La puesta en marcha de la escuela formativa es fruto de la colaboración entre Cruïlla y el Ayuntamiento de Barcelona. De hecho, el consistorio ha cedido a la entidad el local que acoge el equipamiento para los próximos 10 años. Este local fue adquirido por el Gobierno municipal con los recursos provenientes del superávit del ejercicio 2015, y el Distrito, a través de Bimsa, hay hecho las obras de acondicionamiento desde octubre de 2017 a mayo de 2018 para poder ofrecer el servicio formativo.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar