Este es el estilo de la escuela de cocina y bar-restaurante Cruïlla al Punt, un proyecto de la plataforma social en Ciutat Meridiana.

“La acogida, la sonrisa, el respeto absoluto, el reconocimiento del otro, del joven, como una persona absolutamente válida”. Este es el estilo de la escuela de cocina y bar-restaurante Cruïlla al Punt. Lo explica Dolça Valero, coordinadora de este proyecto de inserción en Torre Baró que forma parte de la Fundació Jovent dentro de las Plataformas Sociales de los Salesianos. Entre platos y ollas, felicitan la Pascua a los lectores de Catalunya Religió.

Se reflejan en Don Bosco para acompañar chicos y chicas de entre 16 y 21 años y ofrecerles nuevas oportunidades. Trabajan para que reconozcan sus talentos y puedan hacer un retorno a la sociedad. El proyecto abrió sus puertas antes del verano en la plaza de los Eucaliptus y el mes de octubre ya funcionaban a pleno rendimiento.

En Nou Barris se concentran los barrios con un índice de renta más baja de Barcelona, según el informe anual del Estado de la Ciudad publicado en febrero de 2018. Pero el equipo educativo de los salesianos valora los jóvenes con los que trabaja con el baremo de las habilidades y las aptitudes personales. Como dice la coordinadora del proyecto, en Cruïlla al Punt ofrecen “la acogida incondicional a cualquier joven que tiene ganas de hacer un clic en su vida”.

Publicación original en la web de Catalunya Religió: https://www.catalunyareligio.cat/ca/acollida-incondicional-salesians-joves-torre-baro-bona-pasqua

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar